Verano Leyendo

El verano es una excelente oportunidad para que los niños y adolescentes adquieran el hábito de la lectura. Muchas veces  salimos de vacaciones y tenemos varias actividades planeadas para el verano, aun así un libro es una excelente compañía en un viaje en avión, en una noche en un hotel cuando la alberca ya está cerrada y no hay nada que ver en la televisión  o en casa cuando ya se pasaron muchas horas frente algún aparato electrónico.

La pregunta aquí seria ¿como podemos lograr que niños o adolescentes quieran leer durante su verano? A continuación les mencionaré algunas formas en que esto se puede lograr.

1ero: es necesario encontrar un libro sobre algo que les interese. Por dar un ejemplo si su interés son los caballos o el deporte hay excelentes opciones de libros cortos que pueden adquirir.

lectura

2ndo: hay buenas opciones de libros que son cómicos, que no están muy largos y que los pueden entretener. Por ejemplo “El Diario de Greg” es una serie de libros que es fácil de leer, es cómica y además  la serie ya cuenta con algunas películas, por lo tanto podemos pasar a nuestro tercer punto.

 

3ero: si el libro ya tiene película, se puede hacer un compromiso o trato con el joven lector. Algo así como, leer el libro primero y después hacer una noche de película con palomitas y diferentes snacks. Además también se puede hacer algún tipo de juego en el cual el niño pueda identificar las diferencias entre el libro y la película.

4to: tal vez un libro completo no les llame la atención, no es necesario empezar con una novela, pueden empezar con comics de sus súper héroes favoritos y de ahí paso a paso poder ir en aumento a leer un libro completo. El objetivo es que lean y que pueda ser una actividad divertida e interesante para ellos.

Por último el quinto paso que puede que sea el más importante, es la lectura en voz alta, si sus hijos son pequeños, es el mejor momento para aprovechar un tiempo de lectura en voz alta por parte de ustedes como papas. ¿Qué beneficios trae hacer esto? Son muchos, por mencionar algunos, es un tiempo que los niños sienten su atención directa, comienzan a amar las historias y la lectura a una corta edad, adquieren conocimiento y vocabulario que a largo plazo se ve reflejado en su desarrollo y rendimiento. Sobre todo es de ejemplo “mis papas leen, yo también quiero leer”.

reading 3

Hasta aquí tenemos cinco formas en que el niño o adolescente puede adquirir el hábito de la lectura y además pasar un tiempo alejado de los aparatos electrónicos. Les puedo decir que por experiencia propia, yo desde mi niñez he pasado muchos veranos leyendo y es una de las mejores cosas que mi mamá me pudo ver inculcado.

Sigamos disfrutando del entretenimiento sabiamente

Bianca A. Ramos Garza