13 Razones Porque es una de las nuevas series que lanzó Netflix el pasado 31 de marzo. Está basada en un libro titulado de la misma forma y habla de la historia de Hannah Baker una joven de 17 años que se suicida. Ella deja 7 cassettes  grabados con 13 razones por las cuales ella tomó la decisión de suicidarse. A lo largo de 13 capítulos vemos la vida de Hannah Baker cómo transcurre en su escuela preparatoria y como las cosas que le van sucediendo comenzando con una foto de su ropa interior que se comparte con toda la escuela y de ahí escalando a tal grado que ella toma la terrible decisión de terminar con su vida.

La serie es cruda y no deja casi nada a la imaginación y es aquí donde comenzamos con los focos rojos que menciono en el título de este artículo.

Primeramente la clasificación que tiene la serie es Tv Ma, esto se refiere a una audiencia madura, mayores de 18 años. Yo entiendo que la serie trata con temas difíciles, que no quiere pintar el mundo color de rosa,  que muchas cosas suceden en las preparatorias y que busca presentar algo muy apegado a la realidad.

Ahora mi pregunta es si estás haciendo una serie con personajes de prepa, jóvenes de 15 a 18 años de edad,  entonces ¿porqué llenarla de contenido para adultos? Me parece incongruente y perjudicial ya que aún cuando tiene dicha clasificación son muchos los adolescentes que ya vieron la serie completa, aún cuando ciertos capítulos comienzan con la leyenda de que el contenido es fuerte, no apto para menores y solicitando discreción.

Segundo Hannah graba los cassettes con la intención de explicar porque hizo lo que hizo, pero también con cierto sentido de  venganza. Cada cassette está dedicado a un compañero o compañera de la prepa y la razón por la cual ellos fueron culpables de su muerte. Veo algo muy grave en esto, es el pensar en enaltecer el suicidio y darle un tono de romanticismo por así decirlo. Si, ella tomó la decisión de suicidarse,  pero no quedó solo en eso si no que pudo vengarse aún después de haber fallecido. Esto es ficción y si algún joven piensa lo contrario puede percibir indebidamente el suicidio y sus consecuencias.

El suicidio es terminante, no hay que viene después, en un contexto real, puede que los cassettes que ella grabó no llegarán a su destino. Uno como espectador puede pensar si logro su cometido, pero vuelvo con unas preguntas; ¿dónde está ella? ¿Pudo ver las consecuencias de sus decisiones? No, además de no pensar en sus padres y en las otras consecuencias que el suicidio tendría.

Tercero en la serie tenemos un héroe, Clay Jensen, enamorado de Hannah,  un chico atento, bueno, servicial y hasta cierto punto perfecto, sin  tomar en cuenta que es tímido y batalla para adaptarse socialmente. El comienza a escuchar los cassettes y empieza a reaccionar y a tomar cartas en el asunto de hacer justicia. En este proceso recurre al mismo tipo de bullying que sufrió Hannah, pero además la serie va un poco más allá de tratar de establecer que con las cosas que hace Clay entonces de alguna manera todo está mejor. Todo empieza a tener solución.

Volvemos a caer en la idea romántica de que después de la muerte de Hannah alguien logró hacer justicia, pero estamos hablando de ficción. No podemos predecir el impacto que tendrá en la vida de alguien más el perder a un ser amado. No podemos predecir cómo va a reaccionar y caemos en el error al creer dicha noción.

Cuarto la serie además de abordar el tema del suicido aborda los temas de violación, depresión, muerte accidental, drogas, alcoholismo, manejar bajo la influencia del alcohol y acoso. Uno de los aspectos más frustrantes para mí a lo largo de la serie, es que ninguno de estos temas  tiene solución, todo queda en el aire y se empieza a solucionar una vez que se escuchan los cassettes.

El gran problema que veo en esto es la forma de presentar que Hannah y cada uno de estos jóvenes vive lo que le está sucediendo en silencio y no encuentran consejo ni apoyo de nadie. Esto por temor, por no ser excluidos de su grupo de amigos  o por alguna otra razón. Es muy peligroso que se refuerce esa idea en algún adolescente que está viendo la serie. Que piense o asuma que no encontrará esa ayuda, o ese apoyo que necesita y que por consecuencia tiene que tomar medidas drásticas para encubrir lo que le sucede. Porque no solucionar algunos de los conflictos y promover el diálogo y la comunicación dando ejemplo a los jóvenes de que si hay opciones y si existen personas dispuestas a apoyar.

Quinto las  formas  en que los compañeros de Hannah manejan  la presión y el miedo de ser descubiertos son en su mayoría formas negativas. Van desde amenazas, violencia, acoso, alcohol, drogas, mentiras y hasta insinuar el asesinato de uno de los compañeros para encubrir su culpa o  falta. Tengo dificultad para creer que estos jóvenes no tienen las herramientas para resolución de problemas de una forma positiva, que a lo largo de su vida no han recibido una educación con moral y valores que los impulse a tomar las decisiones correctas. Al final algunos de ellos si lo hacen, otros no, pero la mayoría de ellos toma la decisión a raíz de verse obligados y a punto de ser descubiertos, no por iniciativa propia.

Por último en lo personal lo que considero más triste de toda esta serie es la falta de esperanza. Si, supuestamente tratas de mantener la esperanza a lo largo de cada capítulo, pero desde el primer episodio sabes el desenlace, sabes que Hannah Baker se suicidó.  Con el pasar de cada episodio se afirma ese vacío y se va acabando la poca  esperanza que se tenía al comenzar a verla. Si se cree esta idea, si lo jóvenes ven su entorno sin esperanza y que su vida vale solo en base a sus experiencias de prepa, esto da rienda suelta a pensamientos y decisiones equivocadas en todos los aspectos con consecuencias en algunos casos desastrosas. Cuando estos mismos jóvenes tienen toda una vida por delante, son amados, son valiosos y tienen un propósito.

Netflix presenta una serie densa, oscura y trágica. ¿Hay algo que se puede rescatar de 13 razones porque? Si sus hijos ya la vieron, si, y esto es el diálogo, aún cuando sean temas difíciles es necesario hablar con los jóvenes y tomar la serie como una puerta abierta para abordarlos. Si sus hijos no la han visto y son menores de edad, no, no es necesario que un adolescente de 13 o 14 años vea una serie tan gráfica como esta. Sé que contiene temas de importancia, pero se pueden abordar de otra manera, con otros recursos más apropiados para su edad.

Sigamos disfrutando del entretenimiento sabiamente

Bianca A. Ramos